La boda.

Mi corazón estaba lleno, la familia de Alberto y mía se habían llevado muy bien; lo poco que habíamos alcanzado a mostrarles les había dejado enamorados de la ciudad. Sobretodo a mi hermano quien siempre ha disfrutado estar en contacto con la naturaleza, pero que por vivir en una ciudad tan grande, poco podía darse […]